Ayer informábamos del posible anuncio del Observatorio Europeo del Sur (ESO) sobre un planeta rocoso de tamaño similar a la Tierra orbitando nuestra estrella más cercana, Próxima Centauri y que podría ubicarse en la zona habitable del astro.

Pues hoy, después de haber postergado la conferencia de prensa por 6 horas, se ha confirmado que un planeta un poco más grande que la Tierra orbita en la zona habitable de Próxima Centauri y lo han llamado, Próxima b.

Pale Red Dot, es una iniciativa de varios observatorios y científicos liderada por Guillem Anglada-Escudé que se propuso como meta encontrar exoplanetas orbitando a nuestra estrella más cercana, puesto que sólo nos separan 4.25 años luz de distancia, y después de múltiples mediciones y comparaciones lo han logrado.

conferencia-de-prensa-eso

Por 16 años se ha observado a Próxima Centauri con la esperanza de encontrar un planeta a su alrededor sin resultados favorables. ESO y Pale Red Dot han observado a la estrella durante 54 noches de 60 programadas, una excelente racha debido al buen clima que se presenta en La Silla, en Chile, donde con la ayuda del High Accuracy Radial velocity Planet Searcher (HARPS) se observó el jaloneo gravitacional que provoca el planeta en la estrella y todo esto se comparó con los datos de 16 años para llegar a la conclusión de que efectivamente el efecto dopler que presenta la estrella se debe a una presencia planetaria. El planeta llamado Próxima b estaría orbitando a Próxima Centauri cada 11.2 días y tendría de 1.3 veces la masa de la Tierra, se confirma que es un planeta rocoso y que orbita en la zona habitable de la estrella.

Efecto doppler detectado en Próxima Centauri durante la primera mitad de 2016.

Efecto doppler detectado en Próxima Centauri durante la primera mitad de 2016.

Detectar a Proxima b ha sido una tarea sumamente complicada, ya que las estrellas del tipo enanas rojas presentan mucha actividad y eyecciones que fácilmente puede confundirse con la observación deseada.

Si bien Próxima b se encuentra muchísimo más cerca que Mercurio del Sol, Próxima Centauri es una estrella del tipo enana roja mucho más débil que nuestro Sol. Lo que sí hay que aclarar es que, si bien el planeta cuenta con una temperatura que es ideal para que el agua se mantenga en estado líquido, en caso de tenerla, estaría solo en el hemisferio que esté dando la cara a la estrella o en el círculo del ecuador y es probable que la superficie reciba mucha más radiación que nosotros debido a las eyecciones de masa coronaria de Próxima Centauri.

El clima sería muy diferente al que tenemos en la Tierra, incluso si se confirma agua en estado líquido.

Viajar a Proxima Centauri se ha discutido extensamente por la comunidad científica y es que, alcanzado un 20% de la velocidad de la luz, solo tomaría 20 años en recorrer los 1,3 pársecs (pársec = 3.26 años luz) que nos separan.

Impresión artística de Próxima b Crédito: ESO Astronomy/M. Kornmesser

Impresión artística de Próxima b
Crédito: ESO Astronomy/M. Kornmesser

Este puede ser fácilmente el descubrimiento científico del año y sin duda será uno de los objetivos a estudiar cuando se lance al espacio el sucesor del Hubble, el telescopio espacial James Webb en 2018.

La investigación con todos los datos será publicada el día de mañana 25 de Agosto de 2016 aquí.

Fuente: ESO, Pale Red Dot, Universe Today, Mashable.