A principios del mes de Agosto, una fuente anónima informaba que el Observatorio Europeo del Sur (ESO) había detectado un planeta rocoso tipo Tierra orbitando en la zona habitable de nuestra estrella más cercana, Próxima Centauri, y mañana sabremos con certeza si esto es verdad.

ESO ha anunciado una conferencia de prensa el 24 de Agosto de 2016 a la 7:00 pm (CET) desde sus oficinas centrales en Garching, Alemania y aunque no se ha confirmado el tema a tratar, los medios y la comunidad científica especulan que será respecto al supuesto planeta orbitando Proxima Centauri.

Próxima Centauri es la estrella más cercana a la nuestra, a tan solo 4.25 años luz de distancia, es una estrella del tipo enana roja con aproximadamente la 1/8 de la masa de nuestro Sol y se encuentra en un sistema triple de estrellas, es decir, tiene 2 estrellas acompañantes llamadas Alpha Centauri A y B.

Alpha Centauri A (izq) Alpha Centauri B (der) y Proxima Centauri dentro del círculo rojo.

Alpha Centauri (izq) Beta Centauri (der) y Proxima Centauri dentro del círculo rojo.

Pero, ¿por qué sería tan importante la existencia de este supuesto planeta? Pues porque cambiaría la forma en que entendemos nuestra propia galaxia y representaría un objetivo prioritario a analizar cuando se lance el Telescopio Espacial James Webb (sucesor del Hubble) en 2018, que será capaz de analizar atmósferas de exoplanetas.

Tampoco hay que olvidar que todo esto se deriva de una nota basada en un rumor publicada en el periódico Alemán, Der Spiegel, donde informan que el descubrimiento se hizo en el observatorio La Silla, en Chile, donde se utilizó el método de velocidad radial para descubrir variaciones en la luz de Próxima Centauri causadas por objetos que orbitan alrededor, en este caso, un planeta.

Incluso si se llegara a confirmar la existencia de este planeta tipo Tierra, no necesariamente significaría que el planeta sea habitable para nuestro tipo de vida, como se ha demostrado con GJ1132b.

Solo nos queda esperar al anuncio de mañana y ¿Por qué no? dejar volar la imaginación mientras esperamos.

Fuente: Seeker