La nave espacial de la NASA, Atmósfera de Marte y Evolución de Materiales Volátiles (Mars Atmosphere and Volatile EvolutioN o MAVEN, por sus siglas en inglés), que orbita el planeta rojo, se vio obligado a realizar una inusual maniobra para evitar una eventual colisión con Fobos, una de las pequeñas lunas de Marte. MAVEN ingresó con éxito en la órbita de Marte, el domingo 21 de septiembre del 2014 y desde entonces el vehículo ha estado explorando la atmósfera superior y la ionósfera del planeta.

La órbita de MAVEN es altamente elíptica y la NASA sabe que, por lo general, cuando la nave se cruza en las órbitas de otros objetos, éstos no están allí. Pero la semana pasada la NASA calculó que había una gran probabilidad de que, el lunes 6 de marzo, MAVEN y la pequeña luna Fobos quedaran al mismo tiempo en el espacio a una distancia de apenas siete segundos una de la otra así que, para evitar una colisión, la NASA en Pasadena, California, ordenó al satélite que encendiera al máximo sus motores para acelerar a una velocidad de hasta 0.4 metros por segundo y con esto alejarlo de la luna marciana. Con la nueva órbita, el satélite pasaría a lado de Fobos a una distancia de dos minutos y medio.

Fobos, luna de Marte

Fobos, luna de Marte

Ahora MAVEN estará a salvo orbitando Marte, pero Fobos no tiene el mismo destino, ya que la pequeña luna está girando lentamente cada vez más cerca de Marte, y en los próximos 20 a 40 millones de años, el planeta rojo podría destrozar a Fobos, provocando que sus escombros formen un anillo alrededor de Marte.

Fuente: The Verge