Mientras que los huracanes en el Atlántico y el terremoto en México captaban la atención de todos, el Sol estuvo haciendo de las suyas con una semana muy activa, ya que tuvo un total de seis llamaradas solares de la misma macha solar que está activa desde el lunes.
Las llamaradas se asocian con algo llamado eyecciones de la masa coronal, cuando el plasma de alta energía es enviado hacia el espacio. Las manchas solares son regiones frías y oscuras con fuertes campos magnéticos en la superficie del Sol. Estos fenómenos solares aparecen con una frecuencia relativa ya que tienen un ciclo de aproximadamente 11 años.

El material magnético dentro del Sol siempre se mueve y sube a la superficie, debido a esto, el Sol se alterna entre dos períodos: el máximo solar (cuando las manchas solares son mucho más frecuentes en la superficie del Sol) y el mínimo solar (cuando la superficie del Sol está relativamente libre de manchas solares).
En este momento el Sol está dirigiéndose hacia el mínimo solar, pero la NASA dice que las manchas solares todavía pueden formarse y pueden conducir a poderosas erupciones de llamaradas solares. Estas llamaradas no representan ninguna amenaza significativa para la Tierra, pero pueden afectar nuestros sistemas de energía ya que el plasma interactúa con nuestro campo magnético y las partículas que rodean nuestro planeta, causando tormentas geomagnéticas que pueden impactar satélites e incluso electrónica en el suelo.

La imagen fue captada por el Solar Dynamics Observatory de la NASA, un satélite que ha estado monitoreando el Sol desde 2010.

La imagen fue captada por el Solar Dynamics Observatory de la NASA, un satélite que ha estado monitoreando el Sol desde 2010.

La llamarada más grande que el Sol ha producido en su ciclo actual ocurrió el pasado 6 de septiembre y aparentemente provocó un temporal apagón de la radio.

Fuente: The Verge