El Telescopio Espacial James Webb de la NASA tenía previsto su lanzamiento para octubre de 2018, pero la agencia espacial anunció, después de una evolución programada, que el lanzamiento se realizará entre marzo y junio de 2019 debido a que la integración de componentes y las pruebas están tardaron más de lo esperado.

La NASA dice que las pruebas del telescopio y los instrumentos de Webb permanecen dentro del calendario y cumplen con los niveles de rendimiento requeridos. El cambio en la fecha del lanzamiento no afectará ninguna de las observaciones planeadas y el presupuesto del programa podrá ser adaptado.

Pruebas al telescopio James Webb | NASA

Pruebas al telescopio James Webb | NASA

El retraso es debido al tamaño y la complejidad de la nave espacial Webb, además se están tomando en cuenta las lecciones aprendidas en las pruebas anteriores, se está analizando la preparación del lanzamiento de la nave espacial y se están contemplando las tareas restantes que deben ser terminadas, es por esto que el proceso se alargó más de lo planeado.

“El cambio en el tiempo de lanzamiento no es indicativo de problemas de hardware o de rendimiento técnico”, dijo Thomas Zurbuchen, miembro de la NASA y parte de la misión James Webb.

La NASA ha hecho una gran inversión en el James Webb, será el telescopio espacial más grande y potente jamás construido y será utilizado por miles de astrónomos en todo el mundo. Cuando sea lanzado será capaz de ver profundamente en el espacio y observar las galaxias formadas justo después del Big Bang a través del infrarrojo, por esta razón se desean proceder muy sistemáticamente a través de las pruebas para estar listos para un lanzamiento en la primavera de 2019.

Fuente: The Verge