Las carreras de drones son un deporte de alta velocidad que exige reflejos instintivos, pero los humanos no serán los únicos competidores en el futuro

Los ingenieros de JPL recientemente terminaron de desarrollar tres drones y la inteligencia artificial necesaria para que ellos naveguen por una carrera de obstáculos por sí mismos, como prueba de estos algoritmos, corrieron los drones contra un piloto humano profesional.

La carrera culminó dos años de investigación sobre la autonomía de drones que fue financiado por Google. La compañía estaba interesada en el trabajo del JPL con la navegación basada en la visión para naves espaciales, tecnologías que también se pueden aplicar a los drones y para demostrar el progreso del equipo, JPL estableció una prueba cronometrada entre su IA y el piloto de drones de clase mundial Ken Loo.

El equipo construyó tres drones personalizados (apodados Batman, Joker y Nightwing) y desarrolló los complejos algoritmos que los drones necesitaban para volar a gran velocidad y evitar obstáculos. Estos algoritmos se integraron con la tecnología Tango de Google, en la que JPL también trabajó.

“En realidad se puede ver que la IA vuela el dron suavemente alrededor del recorrido, mientras que los pilotos humanos tienden a acelerar agresivamente, por lo que su camino es más desigual”

Mientras que la IA y el piloto humano comenzaron con tiempos de vuelta similares, después de docenas de vueltas, Loo aprendió el curso y se volvió más creativo y ágil. Para las vueltas oficiales, Loo promedió 11.1 segundos, en comparación con los drones autónomos, que promediaron 13,9 segundos.

Sin un piloto humano, los drones autónomos generalmente dependen del GPS para encontrar su camino, esa no es una opción para espacios interiores como almacenes o áreas urbanas densas.

Fuente: NASA