El programa New Frontiers de la NASA apunta a desarrollar misiones para explorar planetas y cuerpos en el Sistema Solar. Es considerado un programa de clase media, ya que no alcanza a ser tan costoso como otras misiones multimillonarias de la agencia.

New Frontiers cuenta hasta ahora con tres misiones que se encuentran explorando el Sistema Solar: la nave espacial New Horizons que voló por Plutón, la sonda Juno en órbita alrededor de Júpiter y la nave espacial OSIRIS-REx, que está en camino para tomar muestras de un asteroide. Hace ya un año que la NASA comenzó a recibir propuestas para una cuarta misión, cerrando su convocatoria el pasado 28 de abril. Obviamente estas propuestas debían seguir temas de exploración que la comunidad científica considera como prioridades.

La primera misión finalista llamada CAESAR está encabezada por Steve Squyres en la Universidad de Cornell y su objetivo es enviar una nave espacial al cometa Churyumov-Gerasimenko, para recoger los compuestos orgánicos que constituyen los componentes básicos de la vida con lo que se intentará comprender cómo los cometas contribuyeron a la vida en la Tierra.

“Los cometas se encuentran entre los objetos más importantes desde el punto de vista científico en el Sistema Solar, pero también se encuentran entre los peor entendidos”

CAESAR devolverá la Tierra las muestras del cometa 14 años después del lanzamiento

CAESAR devolverá a la Tierra las muestras del cometa 14 años después del lanzamiento

La segunda misión, encabezada por Elizabeth Turtle del Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins, se llama Dragonfly, consiste en enviar un robot a la superficie de Titán, una de las lunas de Saturno, para para tomar una gran variedad de mediciones, incluyendo de qué está hecha la superficie y cuáles son las condiciones atmosféricas. Titán es considerado uno de los mejores candidatos para la vida extraterrestre.

 

Módulo de aterrizaje Dragonfly en la superficie de Titán

Módulo de aterrizaje Dragonfly en la superficie de Titán

Los finalistas tendrán ahora un año para seguir refinando su idea, evaluando los riesgos y elaborando una propuesta final. La NASA seleccionará al ganador en julio de 2019 y las misiones se lanzarán a finales de 2025.

Fuente: The Verge