En 1972 se cerraba una de las eras más gloriosas en la exploración espacial cuando Eugene Cernan, líder de la misión Apolo 17, pisó por última vez el suelo lunar. Ahora 45 años después no solo la NASA ha vuelto a la carrera espacial, al menos media docena de grandes empresas espaciales privadas también están trabajando por un nuevo objetivo mucho más ambicioso: llegar al planeta rojo, Marte.

Escudo volcánico que ocupa la sierra El Pinacate en México

Escudo volcánico que ocupa la sierra El Pinacate en México

Como parte de esta nueva misión, la NASA trabajará en conjunto con la Agencia Espacial Mexicana y la Universidad de Sonora, realizando pruebas en el Campo Volcánico de la Reserva de la Biósfera “El Pinacate”, para entrenar a los Astronautas de la misión que podría llevar a la  humanidad a Marte hacia 2030.

“Es un hecho histórico poco conocido que este lugar en Sonora, por sus características únicas, fue seleccionado por NASA como campo de entrenamiento para los Astronautas del Programa Apolo de 1965 a 1970, en lo que significó la primera exploración lunar hecha por el ser humano”.

Para los primeros trabajos de exploración en El Pinacate, que por cierto también es un sitio de gran interés turístico, se integró un equipo multidisciplinario de científicos y especialistas, entre ellos un Investigador de la Universidad Estatal de Arizona en Phoenix, el Rector de la Universidad Tecnológica de Guaymas, especialistas de la National Space Society, un profesor investigador emérito de la Universidad de Sonora, y dos estudiantes de Maestría del Instituto de Geofísica-UNAM.

Fuente: AEM